¿Cómo son las reuniones?

Los dos elementos principales de nuestra reunión dominical son el canto congregacional y la enseñanza práctica de la palabra de Dios. Creemos que encontraras un lugar dedicado a la adoración de Dios. Conocerás un grupo de personas amigables que te ayudaran a acomodarte y ser parte de nuestra adoración. Queremos que cada una de nuestras visitas se sienta cómoda. Tendremos un momento para adorar a Dios por medio de nuestras ofrendas, pero no hay obligación de participar.

¿Ustedes son evangélicos?

La palabra “evangélico” es entendida de distintas maneras por distintas personas. Nosotros predicamos el evangelio de Jesucristo como el centro de nuestro ministerio. La palabra “evangelio” significa “buenas nuevas” o “buenas noticias“. ¿Cuáles son estas buenas noticias? Las buenas noticias son que Dios ya se encargó de pagar nuestro pecado que nos condenaba a la muerte eterna. ¿Cómo hizo Dios esto? Cristo siendo Dios mismo, murió en la cruz en nuestro lugar, y sin haber pecado nunca, pagó con su propia muerte la cuenta por nuestros pecados y resucitó de los muertos para darnos vida eterna. Por ese motivo el centro de nuestro ministerio es el evangelio y es por eso que somos evangélicos. También todo nuestro ministerio se centra en Cristo y es por eso que somos cristianos y evangélicos.

¿Cómo son el Pastor y los líderes de la Iglesia?

El Pastor y los diáconos son personas verdaderas que están en el proceso de tener sus vidas transformados a la imagen de Cristo. Todos tienen familias que liderar, tramites que llevar a cabo, y hobbies al igual que usted.

¿Es obligatorio asistir a la iglesia todos los Domingos?

No es obligatorio asistir a las reuniones. La visita puede asistir cuando quiera. El miembro se compromete en cumplir con el mandato de Dios de “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.” Hebreos 10:25, de asistir fielmente a las reuniones, pero no por obligación, sino para ministrar a otros y ser ministrado por otros. Jesús fundó la iglesia, no para que sea una obligación asistir, sino para crear una comunidad de bendición para los propios miembros y para la gloria de Dios.

¿Se puede ir a la iglesia sin ser un miembro de la misma?

Por supuesto, todo el público es bienvenido a nuestras reuniones. Les recibiremos como nuestras visitas, con el deseo de extender el amor de Dios y ayudarles con cualquier inquietud espiritual.